rss
English in Manchester
3

Un día en la NBA

Con menos resaca de la esperada teniendo en cuenta que no nos acordamos de como llegamos a casa nos despertamos sobre las 10 de la mañana y nos vamos a desayunar al Katz’s Delicatessen situado en la esquina de Ludlow St con East Houston desde 1888 y que es el lugar en el que hacen los mejores sandwichs del mundo y el bar en el que se rodó una de las escenas más recordadas de la historia del cine que es aquella en la que Meg Ryan finge un orgasmo mientras está almorzando en “Cuando Harry encontró a Sally”. Tenemos que coger fuerzas que nos vamos a adentrarnos en Central Park tras la aproximación que hicimos el día anterior así que degustamos un par de sandwiches a cual de ellos más espectacular.

Tras este buen desayuno nos vamos a Central Park a alquilar unas bicis para poder pasear y descubrir la totalidad del parque. El interior está cerrado al tráfico y existe un recorrido circular de aproximadamente 10 km que permite rodear todo el perímetro de Central Park disfrutando de un bonito paseo en bici en New York. El paseo no nos lleva más de una hora, es lo que tenemos alquiladas las bicis, pero permite disfrutar a tope este parque. Es un paseo sencillo al alcance de cualquiera y vas viendo los lugares más importantes de Central Park. Nosotros comenzamos por el lado de la 5th Ave. dirección norte, hacia Harlem, para ver el zoo, The Lake, en el que se puede alquilar una barquita y dar un paseo, el Metropolitan, el Guggenheim y el Jaqueline Kennedy Onassis Reservoir, un lago enorme que se encuentra en medio del parque y que separa la parte más visitada de la parte de la parte más salvaje. Y es que, a partir de la 97th hacia arriba ya no se ve tanta gente aunque este es el mejor sitio para ir con la bici. Una bajada muy divertida que da paso a una subida un pelín complicada que hace las “delicias” de todos aquellos que escogen Central Park para hacer algo de deporte ya sea en bici, corriendo o con patines.

Tras pasar por casa nos preparamos para dirigirnos a New Jersey al Prudential Center en el cual vamos a ver el partido de la NBA entre los New Jersey Nets y los Washington Wizards. Llegar a New Jersey desde Manhattan es fácil. Coges la linea roja del PATH en el World Trade Center y en unos 20 minutos paras a escasos 500 metros del pabellón. Una vez allí se ve la grandiosidad del Prudential Center un escenario espectacular al más puro estilo americano. La entrada de los jugadores delante de todos los chiquillos que esperan con gorras, camisetas y balones a que sus ídolos les firmen, la presencia de la prensa ante la cual se paran sin rechistar, la tienda enorme dentro del pabellón en la que conseguir cualquier cosa que te imagines de los equipos que allí juegan… en fin, espectáculo al más puro estilo americano que no ha hecho más que empezar.

Una hora antes de que comience el partido se abren las puertas, pasas un arco de seguridad, dos cacheos y para dentro. Si por fuera impresiona por dentro acojona. El pabellón está repartido por pisos y cada uno de ellos se dedica a un equipo. Aquí juegan los New York Islanders, uno de los equipos más potentes de la liga de hockey hielo, y eso se nota en la decoración del estadio. Se nota que no hay mucha gente para ver el partido. Son los dos equipos mas flojos del este y el cambio de los Nets de New Jersey a Brooklyn ha hecho que disminuya el nivel del equipo. Pero el espectáculo sigue y allí, sentadas en una mesa, está cuatro de las cheerleaders de los Nets firmando autógrafos y haciéndose fotos cual estrellas de la NBA. Flipante.

Por suerte llega el inicio del partido y llega uno de los momentos más esperados en cualquier competición deportiva en los Estados Unidos. El himno lo cantan a capella, con todos de pie y un silencio brutal que muestra el respeto hacia una bandera y una nación como pocas veces se puede observar. Es lo mejor del partido, sin duda, junto al ambiente que se vive durante el partido y es que, a pesar de que los Nets ganan sobrados y que no hay mucha gente en el estadio, los poco más de 10.000 espectadores que puede haber se muestran entregados al speaker y a los mensajes que aparecen en el marcador incitando a gritar, hacer ruido o animar según convenga en cada momento.Al final victoria fácil de los Nets en uno de sus últimos partidos en New Jersey antes de trasladarse a su nueva casa en Brooklyn y un buen día en el que hemos descubierto que, en Estados Unidos, si vas a ver un partido de la NBA lo de menos es el partido en si. El espectáculo que se monta alrededor hace que, un partido de la NBA, sea una de las visitas imprescindibles para cualquiera que viaje a Nueva York.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: