rss
0

Un maravilloso día de trekking en Gales.

Cuando te proponen un viaje a Gales, a visitar y recorrer las montañas que rodean el maravilloso lago de Y Bala, no tienes más remedio que aceptar. Disfrutar de un fantástico día rodeado de ovejas, naturaleza y paisajes extraordinarios frente al coloso que domina esta zona del norte de Gales, Snowdow, no es una oferta que se deba rechazar. Snowdon es una montaña de poco más de mil metros pero que guarda un gran protagonismo en las grandes gestas del alpinismo. Y, es que, fue precisamente aquí, en Snowdon, donde Edmund Hillary y su equipo prepararon el asalto que concluyó con la primera ascensión al Everest en 1953. Y, claro, cuando uno ama las montañas un trekking en Gales siempre es una buena alternativa a tener en cuenta.

Siempre la parte más aburrida de este tipo de viajes suele ser el trayecto en coche hasta el destino. Por suerte esta vez es diferente. Al añadido de ser la primera vez que Daniela coge un coche en Inglaterra unimos la maravillosa y cada vez más espesa niebla que va cayendo sobre la carretera a medida que vamos avanzando. Dos situaciones que hacen que vayamos difrutando del viaje de un modo diferente al habitual. Es una gozada poder circular por estas carreteras, especialmente cuando se supera Chester y se entra en Gales. Lugares remotos llenos de vegetación en el que las primeras estribaciones de Snowdonia comienzan a definir un paisaje distinto al conocido de las grandes extensiones de cultivo inglesas. Un paisaje que me recuerda mucho al pre Pirineo, a esos lugares en los que la adrenalina te comienza a subir al verte cerca de las montañas de nuevo.

Llyn Tegid (Bala Lake)

Poco más de una hora y media después de nuestra partida de Manchester llegamos ante Llyn Tegid (Bala Lake en inglés) un precioso lago junto al cual vamos a pasar el día de trekking en Gales que tenemos previsto. Esta zona está especialmente indicada para el trekking ya que dispone de infinidad de recorridos señalizados que se adaptan al nivel y exigencia que cada uno desee. Nosotros no sabemos con cual quedarnos y, tal y como mandan todos los manuales acerca de las medidas de seguridad que se deben seguir en montaña, venimos sin mapa. Nunca hagáis esto por pequeño que sea el recorrido por el que vais a circular. Si estáis en una zona desconocida, a la que nunca habéis ido coged un buen mapa de la zona. Hoy en día todos tenemos móviles con GPS pero ¿que ocurre si estás sin cobertura?

Por suerte, en nuestro caso, la niebla ha comenzado a abrir lo que nos permite, en todo momento saber por donde vamos, más o menos. El camino que cogemos comienza junto a una antigua estación de tren. Desde ella ascendemos por una pradera, en la cual las ovejas que la habitan no nos quitan ojo, hacia un bosque bastante frondoso. La humedad que hay es brutal. Por momentos parece que vayas andando sobre un gran charco. Es una sensación extraña. En ningún momento puedes despegar la vista del camino en busca del lugar por el que evitar llenarte los pies de agua. Poco a poco, y siguiendo las indicaciones, vamos ganado altura.

oveja en gales

Praderas con ovejas, bosques con ovejas, montaña virgen con ovejas o, simplemente, camino en los que te encuentras ovejas. Están por todos lados. Te acompañan durante todo el día. Huyen de nosotros, esos sí, pero no todas. Algunas nos permiten disfrutar de su compañía y ofrecernos una imagen muy cercana a la que todo el mundo tiene de esta zona. Una imagen que, cuando uno se decanta por un día de trekking en Gales, siempre se encuentra. Es curioso verlas todas con sus marcas de colores. Rojas, azules o verdes en función de quién sea su dueño. Libre por la montaña pero a la vez encerradas en cercados de grandes extensiones que marcan nuestro camino. Cercados que debemos superar gracias a las escaleras que han creado para integrar la actividad del trekking con el mundo rural. Una perfecta simbiosis entre el turismo y la vida diaria de esta zona de Y Bala que, dicho sea de paso, es muy habitual en toda Inglaterra.

trekking en gales

Nuestro día de trekking en Gales continua por las praderas deparándonos una gran sorpresa. Y es que, de repente, las nubes comienzan a romperse en pedacitos, la niebla comienza a abrirse y podemos contemplar una brillante vista de Snowdon. Estamos en la parte alta de nuestro recorrido. El lago queda en la parte baja y, al otro lado, entre la bruma, aparece majestuoso este pequeño gran gigante de la historia del alpinismo. Quién iba a pensar que, un entrenamiento en una montaña de poco más de mil metros, iba a ser suficiente para alcanzar la cima más alta de la Tierra. Una visión majestuosa solo por la cual ya vale la pena haber salido de la bulliciosa y ecléctica Manchester a disfrutar de estas maravillosas montañas y sus paisajes.

snowdon trekking gales

Pero, como todas las cosas buenas y bonitas en esta vida, llega el momento de volver, de regresar. Llega el momento en el que el Sol comienza a esconderse tras la cima de la montaña y la luz comienza a ser menor. Queda el camino de vuelta, el más complicado siempre. Aquel en el que intentas atrapar todas las imágenes posibles, todos los recuerdos a tu alcance. Es aquel momento en el que nunca sabes si vas a volver a contemplar estos maravillosos parajes, estas extraordinarias vistas. Llega la hora de poner fin a un maravilloso día de trekking en Gales. Un camino de vuelta que nos ofrece una visión distinta del paisaje por el que hemos estado paseando durante el día de hoy. Junto al lago, por una estrecha carretera de las típicas de esta zona de Gales, volvemos junto al coche. Nuestro día de trekking en Gales llega a su fin o casi.

sunset in Bala lake

Y es que, ningún viaje en esta isla puede acabar sin visitar la mayor atracción turística de todos y cada uno de los pueblos de esta zona. Es momento de disfrutar de otra de las maravillas que encuentras por estas tierras. Es momento de saborear una buena cerveza en uno de los pubs del pueblo mientras disfrutamos de un partido de rugby entre Wales y South Africa. Que gran suerte la nuestra. Casi tanta como cuando, de regreso a Manchester, nos dimos cuenta que llevábamos unos cuantos minutos conduciendo de noche, bajo una niebla no tan espesa como la de la mañana, y solo con las luces de posición puestas. Una gran anécdota con la que poner punto y final a un maravilloso día de trekking en Gales. Una aventura totalmente recomendable para todo aquel amante de la montaña que se encuentre por estas tierras.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: