rss
0

Senderismo en el Lake District, intento fallido.

Llueve. Y hace frío. Estamos en marzo y la temperatura apenas roza los diez grados. Esto, unido a la humedad y al viento, hace que la sensación térmica nos haga quedarnos helados nada más salir del YHA en Ambleside camino de una “maravillosa” jornada de senderismo en el Lake District. Pero nada ni nadie nos podrá parar. Hemos venido al Lake District a disfrutar de un par de días de montaña. A recuperar esas sensaciones perdidas tras aterrizar en Inglaterra y dejar atrás tardes y noches durmiendo en el hotel del millón de estrellas. Tras unos cuantos meses “encerrado” entre las calles de Liverpool llega el momento de volver a sentirse libre, de volver a fundirse con la montaña, de volver a recuperar conversaciones entre los arboles que, poco a poco y a medida que vas ascendiendo, van dejando paso a las rocas y a esas bellas imágenes guardadas en las retinas de los maravillosos parajes de Ordesa, Pineta, Picos de Europa o de las montañas de Andorra. En definitiva, llega el momento de volver a vivir y, unas cuantas gotas de lluvia, no van a impedirlo.

ambleside

Llueve. Y hace frío. Las calles de Ambleside reflejan el paso descontrolado del agua que cae metros más arriba. La lluvia es ahora más fina, ya no cae con tanta fuerza, y eso hace que nuestras esperanzas de disfrutar de un día de senderismo en el Lake District aumenten. Equipado para la ocasión, y con la idea de tener que pasar una jornada compicada en la cabeza, comenzamos a adentrarnos en el pueblo camino del inicio del sendero que nos llevará a disfrutar de la montaña en estado puro. Por momentos parece que el día se puede arreglar lo que hace que comencemos la subida con esperanzas, ascendiendo a través de un sendero embarrado e impracticable en el que pronto nos daremos cuenta de la realidad. Nuestras esperanzas van desapareciendo a la misma velocidad que el agua precipita sobre nuestras cabezas.

Llueve. Y hace frío. Poco a poco, y a medida que ganamos altura, nos vamos dando cuenta que el día de senderismo en el Lake District no va a ser fácil. Los días de lluvia y la montaña no suelen llevarse muy bien pero hemos venido a lo que hemos venido y, hasta que no veamos que es una locura seguir, no pensamos parar. Así que hacia arriba, arrastrandonos algunas veces, resbalandonos la mayoría de ellas, conseguimos seguir nuestro camino dejando atrás Ambleside para comenzar a caminar por un terreno lleno de piedras húmedas envueltos en un bosque que nos protege, al menos durante un rato, de una lluvia que comienza a ser otra vez bastante fuerte.

senderismo en el Lake District

Llueve. Y hace frío. La lluvia arrecia con fueza en este momento. Estamos indecisos. El terreno se está complicando cada vez más. Chorros de agua desciende pendiente abajo en nuestra dirección. Las piedras cada vez resbalan más y el terreno comienza a ceder a cada paso que damos lo que hace que toquemos el suelo unas cuantas veces. Empapados, sucios y cabreados nos vemos en la obligación de cancelar nuestros planes y volver hacia atrás. Nuestra jornada de senderismo en el Lake District llega a su fin. Bajamos por la carretera, mojados, empapados más bien, pero felices. Haber sido derrotados por las condiciones meteorologicas hace que respetes las montañas, que las ames, que te sientas feliz de poder iniciar un paseo por sus laderas y tener la oportunidad de volver, de regresar, de, a pesar de la derrota, poder volver al hotel con la cabeza alta por haber disfrutado de un día maravilloso a pesar de la lluvia.

barco ambleside windermere

Llueve. Y hace frío. Ya en el hostel, y tras una agradable ducha, bajamos a leer al salón desde el que se divisa el lago. Allí mientras volvemos a recuperar la temperatura y recuperamos la alegría vemos un barco. Un barco cubierto que va y viene por el lago. Un barco en el que poder disfrutar de esta preciosa zona desde otro punto de vista. Un barco que puede servirnos como salvación de un día que no está funcionando como habíamos planeado. Un barco que nos llevará a Windermere tras un recorrido por el lago. Un barco que nos salva el día y que nos permite cambiar por completo el senderismo en el Lake District por un agradable paseo por el lago.

Llueve. Y hace frío.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: