rss
English in Manchester
0

Regreso a San Francisco

Tras dos días disfrutando de los extraordinarios paisajes del Yosemite National Park decido pasar unos días de relax en San Francisco así que, después de desayunar, pongo rumbo a la ciudad californiana, un viaje que dura unas 3 horas y media, y que me lleva a volver a tener una vida más urbanita alejada de tiendas de campaña, de trekings por montañas nevadas o a ver animales salvajes pululando a mi alrededor haciendome sentir como un extraño en sus propiedades.

Antes de ir al hostel me dirigo al campus de Berkeley, una de las universidades más famosas del mundo, que me había recomendado visitar una mujer que conocí en Santa Cruz. La visita, para mi, tiene un atractivo especial ya que puedo comparar la vida de los universitarios en Estados Unidos frente a la que observo cada día de los universitarios españoles.  Total, que me planto allí y me doy una vueltecita por el campus, que a pesar de ser viernes por la mañana está bastante animado, hay bastantes estudiantes a lo largo de un paseo en el que varias asociaciones de estudiantes tienen montado un chiringuito e informan a los demás sobre lo que hacen.

Después me dirijo al Presidio Park, una recomendación de un brasileño que estaba viviendo en Chicago, y que en mi anterior estancia había pasado de largo. El brasileño me dijo que era lo mejor que tenía San Francisco, un parque precioso en el que podías hacer hasta senderismo, y la verdad es que noiba mal encaminado. Las vistas desde la playa a Alcatraz o al Golden Gate son de las mejores que se pueden disfrutar. Después de dar un paseíto y hacer unas cuantas fotos me voy al parque que a mí más me gusta de San Francisco, que es el Golden Gate Park. La última vez estuve con la bici, por lo que esta vez intento ir a aquellos sitios que no vi. Me voy paseando hasta un lago bastante bonito que justo en medio tiene una pequeña colina desde la cima de la cual hay unas vistas de la ciudad muy chulas. Después me dirijo a un jardín japonés, el Japanese Tea Garden, que es una preciosidad y en el que descubro algo más sobre los estadounidenses y es su amabilidad con los demás.

La cuestión es que había una pareja de mejicanos que le piden una foto a un hombre que estaba con su familia, todo esto en la entrada del jardín, antes de cruzar las taquillas. Total, que el americano compra los tickets para su familia,  7 dólares cada uno, y los mejicanos se quedan hablando delante de mi sobre si tienen dinero para entrar o no, que al día siguiente tienen que coger el autobús al aeropuerto y que si patatín y patatán, cuando llega el americano, que no hablaba nada de español pero se había dado cuenta de lo que pasaba, y les dice que para adentro, que les paga él las entradas. Yo me quedé a cuadros, a mi ni se me había pasado por la cabeza, pero esto son los Estados Unidos, o por lo menos la parte que más me gusta de ellos.

Tras la visita al Japanese Tea Garden vuelvo al San Francisco Dowtown Hostel que el trayecto en coche y el paseo que me estoy dando hace que cominece a notar un poco de cansancio así que, después del check-in en el hostel, me pego un ducha reconfortante y descanso un poco antes de volver al Lefty O’Douls un irlandes situado en el 333 de Geary Street, del que me llevé una muy buena impresión  a tomar una cervecita antes de irme a dar una vuelta por la zona comercial de San Francisco y de volver al 401 de Geary Street a cenar en el Pinecrest Diner en el que me como un New York Steak antes de irme a dormir al Hostel.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: