rss
English in Manchester
1

Una tarde-noche por el barrio del Born en Barcelona

Comienza nuestra visita a Barcelona. Ya hemos dejado las maletas en el Melon District Marina y nos dirigimos a conocer la ciudad. Por supuesto, lo primero que necesitamos es una mapa el cual nos lo proporcionan en la recepción del hotel. La idea inicial es ver la parte vieja de Barcelona así que, tras consultar el mapa, comprobamos que estamos a poco más de 10 minutos del barrio del Born hacia el que nos dirigimos.

Para llegar hasta él no vamos por el camino más corto sino que descendemos por la diagonal camino del Parque de la Ciudadela, un precioso lugar que, a estas horas que el sol comienza a ponerse y ya no aprieta mucho está lleno de gente paseando, haciendo deporte o, simplemente, pasando el rato entre sus rincones. Pese a que la parte más interesante es aquella en la que se encuentra su cascada y el lago nosotros accedemos por el paseo junto al Castillo de tres dragones, paseo que seguimos hasta darnos de bruces con el zoo de Barcelona. Desde aquí giramos hacia la Estación de Francia desde la que accedemos al Barrio del Born.

santa maria del mar

Por desgracia el Mercado del Born, y sus alrededores, están aún de obras por lo que no podemos disfrutar de las maravillosas ruinas de la Barcelona de 1714 que guarda este precioso lugar que, una vez abierto, se convertirá en una de las visitas necesarias para cualquiera que vaya a Barcelona. Pero no pasa nada, desde aquí ya se ve una de las maravillas que guarada Barcelona. La catedral de Santa María del Mar se muestra al otro lado del Passeig del Born. Es su imagen más sencilla, más fría, la puerta de acceso a un mundo oculto y maravilloso que sorprende al que entra por este lado. Una imagen de iglesia pequeña y sencilla que contrasta con la enorme grandeza y belleza de su interior. Puede que no sea la más grande, quizá no sea la más hermosa pero hay que reconocer que esta iglesia tiene algo especial que atrapa a quién se adentra en su interior.

Una de las actividades más interesantes que se pueden llevar a cabo en Barcelona es intentar saber donde estás cuando te metes en el barrio Gótico y eso es lo que hicimos tras salir de Santa María del Mar. Tras cruzar la Via Laietana dedicamos un buen rato del final de la tarde a pasear sin rumbo fijo, para lo cual no tuvo nada que ver el hecho de que nos perdieramos, por el Barrio Gótico disfrutando de sus callejuelas y encontrando lugares maravillosos y escondidos que nos llamaron mucho la atención descubriendo una zona increible en medio de la ciudad de Barcelona. El Barrio Gótico es una delicia de noche. La Catedral de Barcelona, el Ayuntamiento o el Palacio de la Generalitat son algunos de los edificios más importantes que se pueden encontrar por aquí. Pero no son los que nos interesan, al menos, a nosotros.

barrio gotico de barcelona

Así, mientras recorriamos las calles del Barrio Gótico admirando las gárgolas de las casas, los palacios que existen por allí o las estrechas y retorcidas calles que forman este barrio llegamos a una plaza muy extraña. De repente la sensación de agobio que trasmiten estas calles desaparece al llegar a una plaza. Una sencilla plaza, con una fuente en medio, a la que se accede por un arco y en la que la tranquilidad existente contrasta con el bullicio que se espera de una gran ciudad. De repente parece que hayamos atravesado una puerta del tiempo y hayamos llegado a otra época. Allí, apenas cuatro personas, se relajan disfrutando del momento en la terraza del bar situado frente a la iglesia. Probablemente, si habeis estado en Barcelona, hayais estado en esta plaza en algún momento. Si aún no lo habeis hecho no teneis más que preguntar por la Plaza de San Felipe Neri. Una vez allí disfrutadla con calma y dejaos llevar por la tranquilidad que transmite. Vale mucho la pena.

plaza de san felipe neri

Ya comenzamos a tener hambre y llega el momento de buscar un sitio para cenar. No tenemos muy claro si entrar a un restaurante o disfrutar de unas tapitas recorriendo esta zona de Barcelona. Tanto el Barrio Gótico como el Barrio del Born son dos lugares para tapear y disfrutar del ambiente que se vive en la calle así que comenzamos la busqueda de aquellos lugares en los que pasar a tomar unas tapitas. El problema es que, abrumados por la belleza de estas calles y al encontrarnos varios sitios completamente llenos, nos plantamos de nuevo en Santa María del Mar sin haber probado bocado por lo que decidimos desechar la idea de las tapas y decidimos entrar a cenar en un solo lugar. El Set de Born es nuestro sitio, y menudo sitio.

embutidos catalanes

Hay veces en las que, sin saber muy bien por qué, acabas entrando en un bar por qué ya estás cansado de buscar sitios y de dar vueltas. En 9 de cada 10 veces fallarás al hacer esto pero esta vez era la que hacia que la norma se rompiera. El Set de Born es un sitio curioso de Barcelona mezcla de charcutería y bar. Aquí cenamos de maravilla disfrutando de las delicias que nos ofrecen. Chorizo picante del Bierzo, Patatas al horno con “all i oli”, Longaniza de Pagés y un “Assortiment de embotits catalans” todo ello acompañado de “pà amb tumaca”. Una grandísima cena en un sitio muy coqueto que merece la pena buscar. Además se encuentra muy cerca de la zona de pubs y bares del Barrio del Born, nuestro siguiente destino.

Cuando llegas a un lugar nunca te apetece salir hasta muy tarde el primer día. Llevabamos en Barcelona desde las 6 de la tarde dando vueltas buscando el hotel, paseando por el centro, buscando un sitio para cenar, así que ya estabamos un poco cansados pero claro, cuando te plantas en el Barrio del Born, las cosas nunca son como esperas y eso nos pasó. Tras dejar el Set de Born nos fuimos a tomar una cerveza en una terraza. El Barroc fue el elegido. Allí sentados, disfrutando de una Moritz, veíamos ingentes cantidades de gente que se dirigía hacia el Passeig del Born y hacia allí nos fuimos al acabarnos nuestra Moritz. Allí una gran cantidad de gente se arremolinaba en la plaza llenándola de vida y de alegría así que no pudimos irnos al Melon District sin disfrutar del ambiente que se vivía por allí.

moritz en el barrio del born

Tras dar unas cuantas vueltas, pasear por unas cuantas calles y tratar de entrar en algun que otro garito al final nos decidimos por el Borneo, un pub muy interesante en la calle Rec, en el que se nos hizo demasiado tarde gracias a una agradable pareja de noruegos que conocimos y con los cuales pasamos un rato muy agradable hablando y compartiendo unas cervezas de modo que, lo que pretendía ser una noche tranquila se convirtió en una llegada al hotel a eso de las 3:30 de la madrugada.

Pero valió la pena. El descubrimiento del Barrio del Born fue una de las mejores cosas que nos pasó en Barcelona. Un lugar maravilloso, con un ambiente espectacular y que recomiendo a cualquiera que viaje hasta esta ciudad. Piérdete por sus calles, recorre sus rincones, disfruta con sus bares y no te olvides disfrutar del ambiente nocturno que rodea este barrio. Nosotros no tuvimos más remedio que repetir al día siguiente.

Comentarios (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Este fin de semana vamos a Barcelona. No habíamos contemplado el barrio del Born en la ruta, pero tras la lectura de esta crónica ¡Nos habéis convencido!

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: