rss
English in Manchester
0

Paul McCartney está muerto. O eso dicen algunos.

Todo ocurrió la fatídica noche del 9 de noviembre de 1966. Tras haber regresado de su exitosa gira por los Estados Unidos en agosto de 1966 The Beatles decidieron abandonar los escenarios para encerrarse, de nuevo, en los estudios de grabación de Abbey Road, lugar desde se dedicaban a grabar sus maravillosas creaciones musicales. Pero esta gira musical no fue todo lo placentera que se esperaba. A pesar de convertirse en un éxito comercial unas palabras de John Lennon acerca del cristianismo hizo que Brian Epstein, su manager, llegara a plantearse suspender la gira. Este hecho provoco que, la maravillosa y perfecta relación que hasta aquella época habían demostrado The Beatles se rompiera dando lugar a continuas discusiones entre John Lennon y Paul McCartney. Y fue, precisamente, una de esas discusiones lo que desemboco en la muerte de Paul McCartney. O eso dicen.

Abbey Road Cover

La tarde del 9 de noviembre de 1966 estaba siendo muy tensa en el estudio de grabación. The Beatles estaba en plena grabación de su nuevo disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band cuando se produjo una fuerte discusión entre Lennon y Paul McCartney. La noche ya había caído sobre Londres y Paul McCartney abandonó los estudios muy enfurecido a toda velocidad por Abbey Road, quien sabe si cruzando el paso de cebra que más tarde se haría famoso, conduciendo su Austin Healy. La rabia y la impotencia que le había hecho abandonar el estudio precipitadamente haría que no prestara mucha atención a la carretera de modo que, en un momento determinado, su coche fuera embestido por un camión provocando el accidente en el que cual sobrevino la muerte de Paul McCartney. O eso dicen.

Horas más tarde de abandonar Paul el estudio de grabación, John Lennon, Ringo Starr y George Harrison, abandonaban el edificio de Abbey Road en el que se encontraban. Cual fue su sorpresa cuando, nada más acceder a la calle para dirigirse camino de sus domicilios, fueron abordados por una furgoneta negra del MI5 que los llevó hasta un lugar en el que había ocurrido un accidente. Sin saber muy bien las causas de este viaje bajaron de la furgoneta y se les indicó que intentaran reconocer a la persona fallecida en dicho accidente. Su sorpresa fue mayúscula cuando comprobaron que, el fallecido, era Paul. Unos segundos de extrañeza, unos minutos de desesperación pero sí, era él, no cabía ninguna duda. Paul McCartney está muerto. O eso dicen.

muerte de Paul McCartney

¿Y ahora qué? ¿Que iba a ser de ellos? ¿Que iba a pasar con The Beatles? Durante su recorrido entre los estudios de Abbey Road y el lugar de la muerte de Paul McCartney, Brian Epstein, junto al MI5, había urdido un plan para que no pasar nada. The Beatles eran un fenomeno de masas y su desaparición podría llegar a provocar un enorme caos entre sus fans. Algo había que hacer y nadie se debía enterar. ¿La solución? Simple y rápida. Buscar un doble que siguiera actuando como si fuera Paul McCartney. Nadie se podia permitir que un Beatle estuviera muerto por lo que, tras la decisión tomada a la vuelta de la gira por los Estados Unidos de suspender los conciertos, la mejor forma era encontrar a un doble de Paul McCartney que lo sustituyera en las apariciones publicas de The Beatles hasta su separación el 10 de abril de 1970 fecha en la que, uno de los miembros de The Beatles, anunció su renuncia a seguir perteneciendo al grupo. ¿Y quién era ese miembro? Exacto, Paul McCartney, el muerto. O eso dicen.

Muchas son las conjeturas hechas desde que, el día 12 de octubre de 1969, una llamada anónima a un programa de radio de la emisora WKNR-FM de Dearbon (Michigan) revelara la muerte de Paul McCartney. Y, es que, si se hace caso a los valedores de la teoria, muchas son las pistas que dejan The Beatles a partir de ese fatidico dia de la muerte de Paul McCartney. Para comenzar a desplegar en todo su explendor esta leyenda urbana nada que mejor que utilizar la portada del disco que estaban grabando el dia de la muerte de Paul. De hecho, la portada de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band es todo un homenaje al fallecido, comenzando por las flores amarillas que están en la funda del bajo que correspondía a Paul McCartney, los tres palos sobre esa misma funda representando los tres miembros de la banda que continúan vivos, la forma de las flores amarillas que escriben PAUL, la mano abierta sobre su cabeza (según la tradición india ello implica muerte), la mano del dios Hindu Shiva el destructor apuntando directamente hacia Paul McCartney, el hecho de que toda la gente esté mirando hacia un montón de tierra que simula la tumba de Paul o el coche que sostiene en su mano el muñeco que figura a la derecha de la portada repleto de sangre en su interior y que es similar al modelo que conducía Paul McCartney el día de su muerte. O eso dicen.

sgt pepper Paul McCartney muerte

Hay otras señales más que indican la muerte de Paul McCartney en algunas de las otras portadas de sus discos posteriores pero, sin lugar a dudas, la más llamativa es la que se obtiene si se sitúa un espejo en el centro del bombo que aparece en portada de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. En dicho espejo, de forma casi milagrosa, aparece una fecha. Exactamente se puede leer “IONEIX HE DIE”, donde IONE es 11 y IX, es nueve, quedando “11 9 HE DIE” lo que nos lleva a “9 de noviembre él murió” (recordad que, en el mundo anglosajón, primero se pone el mes y luego el día en las fechas). Esta es una de las pistas más claras que se pueden encontrar acerca de la muerte de Paul McCartney lo que, unido a la parte posterior de la portada del disco, en la que Paul es el único que aparece de espaldas y cuya cabeza se situa sobre la frase “without you”, ha sido de vital importancia para aquellos que afirman que Paul McCartney está muerto. O eso dicen.

sgt. peppers drum 11 9 he die

Muchas han sido las pistas, muy pocas las verdades. Una historia de engaños, mentiras y falsedades en las que nunca se sabrá que hay de cierto o que no. Algunos llegan a afirmar que nunca se sabrá si es cierta o no esta historia. Otros, en cambio, lo achacan a una extraordinaria maniobra de marketing para salvar la carrera de una banda que estaba perdiendo mucho fuelle tras una serie de éxitos incontestables. Sea lo que sea, pasara lo que pasara, la muerte de Paul McCartney es una de las leyendas urbanas más famosas de estos cuatro chicos de Liverpool que, un día, llegaron a poner la ciudad del Mersey en el mapa del mundo. Cuatro chicos que, a día de hoy, siguen haciendo que muchos turistas se desplacen a sus calles en busca de respuestas a la muerte de Paul McCartney. O eso dicen.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: