rss
English in Manchester
0

Mojave National Preserve

Hoy me tocan unas tres horas para llegar a la Mojave National Preserve (puto GPS, me da a mí que cuando acabe el viaje lo reviento contra una pared, pero si en Google Maps están pegados!!!), y encima me lleva por la Kelbaker Road hacia el Kelso Depot Visitor Center. De ahí, para poder ir a los campings, tengo dos opciones: una es ir por una carretera sin asfaltar, que en el centro de visitantes me dicen que es transitable pero que voy a botar bastante, o darme la vuelta y entrar por Essex Road, que es por donde tenía que haber ido. Total, que en la guía, la noche anterior, había leído que no es aconsejable transitar por carreteras no pavimentadas, que el coche se puede recalentar y dejarte tirado, y, si os digo la verdad, ni me apetece estar dando botes tantos kilómetros, que son más de 20 km de caminitos, ni me apetece arriesgarme a quedarme tirado en medio del desierto, así que, doy media vuelta y de camino me desvío por un caminito de tierra hacia las Kelso Dunes. El caminito, aunque corto, se las trae. Menos mal que me he dado la vuelta.

Las Kelso Dunes son unas dunas, algunas bastantes grandes/altas, en medio del desierto, formadas por la conjunción de tres factores: arena, viento y algún obstáculo que obligue a la arena a acumularse en un lugar concreto. Ante mi sorpresa observo que algunas de las personas que me voy cruzando vienen de bajar corriendo la duna más alta, y claro, yo no voy a ser menos, así que después de rayarme un par de grupos y ver como baja otro tío y decirme que es genial, para allá que me voy, no sin esfuerzo, que subir tiene su miga. Tan solo subir el último tramo, lo que es la duna en sí, me costó como 20 minutos a 170-180 pulsaciones, con un pico de 187, que no me lo veía desde la 10K de Valencia. Una vez arriba las vistas son espectaculares, te sientes como si estuvieras en la cima de una montaña, y nunca mejor dicho, porque no deja de ser otra cosa que una montaña de arena. De ahí, me descalzo y me tiro corriendo por la rampa, que será de unos 35-40º a ojos de buen cubero, en una bajada que no dura más de 20 segundos pero que la disfruto un montón. Yme doy cuenta que es verdad que las dunas hablan!!, conforme bajas corriendo, a cada pisada, la duna emite un sonido muy peculiar.

Con un subidón de adrenalina tremendo me voy al coche a quitarme toda la arena que llevo en mi cuerpo, que no es poca. Me parece que la duna, tras mi paso, mide un par de metros menos, al tiempo que yo peso un par de kilos más.

Tras esta extraordinaria experiencia desando aún más el camino que llevaba y cojo la Higway 40 hasta la Essex Road para ir al Hole-in-the-Wall Campground, enclavado a los pies de un cañón con unas vistas bastante bonitas, y que promete aún más cuando el sol se está poniendo. Monto la tienda sobre las 16:30 y me voy a dar un paseíto por los alrededores por un camino que se llama Rings Loop Trail y que discurre entre uno de los cañones de los alrededores.

Cuando vuelvo, sorpresa, la tienda está a punto de volarse, del viento que hace así que me toca falcarla con piedras grandes. Alrededor no tengo ningún lugar en el que protejerme del viento así que tocará aguantar el chaparrón como buanamente pueda. Ya veremos como paso la noche pero no comienza muy bien. Por suerte disfruto del bonito atardecer y comienzo a preparme las brasas para poder hacerme la cena. Esta vez será a base de beicon y hamburguesas a la parrilla (como me estoy poniendo por las noches, jajaja), y a dormir, que mañana me esperan Las Vegas!!!

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: