rss
English in Manchester
2

Londres, una fría bienvenida.

Londres. Aeropuerto de Stansted. 11:30 de una fría mañana de enero. Acabamos de aterrizar en nuestro vuelo con Ryanair. Bajamos del avión, tenemos que llegar al anden del autobus de Terravision el cual nos debe llevar hasta Liverpool St. Comenzamos a seguir a la gente que sigue las señales de salida. Un pasillo, otro pasillo, unas escaleras, otro pasillo, una cinta y otra, y otra, y otro pasillo… esto es interminable. Tras unos 15 minutos andando por los pasillos de Stansted por fin llegamos a la gran sala que hay en este aeropuerto. Parece que ya estamos cerca de la salida pero… aun nos queda pasar la larga cola que hay para enseñar la documentacion. Mas de media hora de cola que desespera a cualquiera. ¿Podremos entrar o nos devolverán a España?

Finalmente estamos fuera. Hemos llegado hasta el anden del bus y nos ponemos a la cola. El termometro marca unos bonitos y estimulantes 0ºC pero la sensacion de frio es mucho mayor debido al viento que sopla. Así, al frio, unas doscientas personas estamos esperando un autobus que nos acerque a Londres. Llega uno, carga y se va. Avanzamos poco a poco hasta que, por fin, nos toca. Con la tonteria son las 14:00 hora local y no hemos probado bocado desde que salimos de casa. Una horita de autobus relativamente cómoda mientras observamos como debe ser conducir por la izquierda. Rotondas, cruces, adelatamientos… todo al reves. Parece complicado pero, como comprobaremos años después llevando una autocaravana por escocia, no es tan complicado.

Por fin llegamos a Londres. La parada es en Liverpool st, junto a la estacion de tren a la que llega el Stansted Express, el tren con el que se puede llegar al aeropuerto en poco mas de media hora. Al mismo tiempo es estacion de metro y hacia alli nos dirigimos. La estacion es enorme y no sabemos muy bien donde debemos dirigirnos. Debemos obtener los billetes pero no nos aclaramos con las maquinas. Todas las que vemos son para billetes de tren pero no encontramos las del metro. Al final vamos a las taquillas y ¿oyster o travelcard? viendo las 4 libras que te cobran por un billete sencillo nos decidimos por compar una Oyster. Es curioso lo del metro de Londres, un viaje 4 libras, una oyster con la que poder hacer viajes ilimitados por 5’40 máximo al día. Estos ingleses…

Es curioso este metro. En Londres es el medio mas usado para ir a trabajar y, claro, aquí hay mucha gente de empresas muy importantes o de bancos de nivel mundial que deben ir de punta en blanco. Resulta sorprendente ver a mujeres con vestidos de lujo pero con zapatillas de deporte mientras llevan sus zapatos de tacon de aguja en una bolsa. Tras unas paradas llegamos a nuestro destino en King’s Cross St Pancras. Desde alli hasta el Generator Hostel un pequeño paseo por las calles de Londres. No son ni cinco minutos pero tardamos mas de 10 dando vueltas buscando el hostel. Pasamos tres veces delante de el pero no lo vemos y es que está metido en un callejon. Por fin check-in y a nuestra habitacion.

El Generator Hostel tiene buena pinta. Sala comun, maquinitas de comida y bebida, zona de juegos y hasta un local parecido a un pub en el que pasar el rato. Subimos a la habitacion a dejar los trastos y poder ir a comer, que hay hambre. La habitacion es muy pequeña. Dos literas, una pila con agua y una ventana a un jardin que parece abandonado. El baño, comun, al inicio del pasillo. Nosotros estamos en una habitacion de cuatro pero las hay mas grandes. De momento no hay nadie asi que elegimos una litera, dejamos las maletas sobre las camas y nos vamos a buscar un sitio para comer. Son las 15:30 de aquí y ya va siendo hora de comer algo.

Salimos a la calle, miramos a los dos lados buscando un cartel de un pub y…sorpresa, en el 74 de Marchmont St, en la esquina con Travistock Place, encontramos un bar que se llama Valencia así que no nos lo pensamos y entramos dentro a comer pensando que, tal vez, incluso sean españoles pero no, aunque hablan español no son de la terreta. Aun así comemos de maravilla. Como no podia ser de otra manera lo primero que pedimos en Londres son fish and chips y, puedo decirlo sin dudar ni un momento, ha sido el lugar en el que mas me han gustado de todos los que he probado desde entonces. Un buen lugar, con un nombre maravilloso, que hizo nuestras delicias nada mas llegar a Londres.­

Así, con el buche lleno, llega el momento de caminar por las desordenadas calles de esta preciosa ciudad. Llega el momento de empaparse de cultura, de pasar frío y, como no, de saborear alguna que otra pinta en alguno de sus innumerables pubs. Llega el momento de comenzar nuestra visita a Londres.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: