rss
English in Manchester
0

Let’s go Celtics!

Amanece un nuevo día en Boston y el tiempo no acompaña. Es una mañana fría que amenaza lluvia lo que, unido a mi cansancio del día anterior y a que ya he visto casi todo lo que había que ver en Boston hace que no me apetezca pasear ni marear mucho por la ciudad por lo que perreo esperando a que llegue la hora de visitar el TD Garden y poder ver un nuevo partido de la NBA esta vez será el que enfrente a los archifamosos Celtics contra los Hawks, un partido de alto nivel entre dos de los equipos punteros del Este.

Alrededor de la una considero que ya está bien de perrear. Mucha tele, mucho internet, algún diario… ¿pero si estas en Boston de viaje? Tira a pasear por la ciudad y haz algo de turismo… Así que me ducho y me voy a Beacon Hill un barrio antiguo con unas casas preciosas que había leído que valía la pena visitar. No se si será el cansancio, el tiempo que llevo por los Estados Unidos o qué pero no me llama mucho este barrio por lo que me quedo un poco desilusionado y nada mejor para superar esta decepción que acudir a un Macy’s, concretamente el que esta al lado del Boston Common, en el que hago algunas compras ya que es mi última oportunidad para comprar algo que llevarme de recuerdo a España. Entraré una y mil veces al Macy’s y en todas me quedaré flipado con la cantidad de gente que va a llenar sus carritos de ropa. Estos grandes almacenes son visita obligada para cualquier turista que quiera empaparse del consumismo norteamericano.

Ya es la hora de comer así que me dirijo aun Whole Foods, otro de los sitios de visita obligada, y compro algo de comida sana que aquí también se vende y me voy al hotel a dejar las bolsas de las compras que he hecho, me duermo una siestecita no muy grande y, a eso de las cinco de la tarde, cojo el metro de Boston hasta Park Street desde donde me acerco andando hasta el TD Garden, templo de los Boston Celtics y uno de los pabellones de baloncesto más famosos del mundo.

Hasta las ocho no es el partido así que aprovecho para tomarme una de mis últimas Bud Light, uno de los grandes descubrimientos de este viaje, en un pub junto al pabellón antes de entrar en él a buscar la tienda de los Celtics para comprar un par de camisetas que me habían pedido. El TD Garden está completamente integrado en una estación de tren y en el hay multitud de tiendas, bares y restaurantes en los que pasar un día entero de partido. No echas nada en falta y es que, para estas cosas del show deportivo estos estadounidenses son los amos. Pero no solo con eso, cuando salgo me encuentro que ya hay mogollón de gente esperando que abran las puertas y, por si acaso abren pronto (en los Nets fue una hora antes, aquí la gente está preparada como dos horas antes), me pongo a la cola. Craso error, estuve como tres cuartos de hora ahí plantao como un pasmarote esperando a que abrieran las puertas de acceso al pabellón.

El estadio por dentro es espectacular y hay un ambientazo impresionante, se nota que esto si que es un equipo con solera de la NBA. El partido está superentretenido, aquí sí que hay buenos jugadores como Garnett, Rondo y Pierce por los Celtics o Tracy McGrady, que iba para sucesor de Michael Jordan y se quedó en el iba pero el tío se nota que es bueno, Stackhouse y Teague, un novato que me sorprendió. Ambientazo y triunfo de los Celtics en la prórroga. Un espectaculo mucho mejor que el que vivimos en New Jersey, con un pabellón lleno y una gente entregadisima a la causa de animar a sus Celtics. Sin lugar a dudas una de las mejores experiencias de este viaje que está llegando a su fin.

Y es que al día siguiente emprendo la vuelta a casa tras casi dos meses mareando por estas tierras,así que al hotelito tras el partido, preparar las maletas y a descansar que el día que me espera de viajes, traslados y combinaciones es para asustar al más pintado. Mañana vuelvo a New York para volar hasta Valencia. ¿Llegaré entero? Espero que sí.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: