rss
English in Manchester
3

Glenfiddich, el lugar en el que whisky se convierte en agua de vida

Dicen que whisky significa agua de vida y algo de razón deben tener los escoceses cuando no paran de beberlo. El whisky y Escocia están intimamente ligados tanto por historia, como por tradición y cultura y eso se nota cuando te acercas a la zona norte de la isla. En los alrededores del río Spey, el segundo más largo pero el más rápido de toda Escocia, los excelentes salmones y las truchas que habitan sus frías aguas comparten espacio con el líquido que servirá para crear los mejores whiskys del mundo. Y, claro, uno no puede dejar de hacer un viaje en autocaravana por Escocia sin acercarse a buscar las orillas de este río y descubrir la historía de esta maravillosa bebida llamada whisky.

glenffidich whisky spey

Elegir una destilería para visitar en Escocia no es fácil debido a la gran cantidad de pequeñas instalaciones que abundan en esta zona. Una vez abandonas las grandes ciudades del sur de Escocia y te adentras en los frondosos bosques camino de las Highlands practicamente cada pueblo tiene su propia destileria de whisky lo que hace que la elección no sea fácil. Pero, en nuestro caso, no supuso un gran dilema. Unas pocas dudas, unas cuantas preguntas pero una idea clara. Glenfiddich era nuestro destino y hacia allí nos dirigimos. La destilería de Glenfiddich se encuentra en la localidad de Dufftown y fue nuestra elegida por una poderosa razón. Glenfiddich es la única destilería de whisky escocés en el que el proceso de destilado, madurado y embotellado del whisky se realiza en la misma destilería por lo que, la visitarla, podríamos conocer y descubrir todos los procesos de producción del whisky de malta. Pero antes debiamos comer así que, tras una breve parada a saborear uno de los mejores salmones que he probado en mi vida en Dufftown, nos dirigimos con la autocaravana hasta su parking y entramos en el centro de visitantes, primer lugar que pisas y comienzo de la visita a la destilería de Glenfiddich, visita que se inicia con un video de la historia de la compañía William Grant & Sons la creadora de este maravilloso whisky escocés.

glenfiddich whisky

El video inicial lo puedes ver en varios idiomas y en él se cuenta la historia y las razones que llevaron a que William Grant decidiera situar su destilería en esta parte de Escocia. Gracias a esta introducción descubres que Glenfiddich significa “Valle del ciervo” de ahí el ciervo que aparece en su logo o que William Grant consiguió producir su primera gota de whisky el día de navidad de 1886. En él te muestran a grandes rasgos el método de producción del whisky pero aquí no hemos venido a ver un video sino a oler y descubrir las sensaciones que una destilería aporta a quién la visita. Y a ello vamos en seguida ya que, una vez finalizado el video, comienza la chica de la visita y vamos directos a la zona de producción.

La visita comienza con el lugar en el que se trata la malta, se mezcla con el agua y comienza a conseguirse una base de la cual se separará el alcohol que da lugar al whisky. El olor fuerte que desprende esta zona unida junto al calor de las tolvas en las que se va macerando la mezcla de agua pura del río y la malta cultivada en los alrededores hace que las primeras sensaciones no sean muy agradables, pero estamos viendo los primeros pasos y, poco a poco, esta amalgama de productos naturales tienen que dar como resultado uno de los mejores whiskys del mundo. Al fin y al cabo si se tarda como mínimo 12 años en tener un whisky en condiciones tampoco nos pasa nada por esperar unos minutos a que los aromas que desprenden las tolvas cambien.

glenfiddich whasback

Tras esta primera zona se pasa a uno de los pocos edificios originales que aún se mantienen en pie y en los cuales se encuentran los alambiques creados años atrás para poder destilar el whisky. Tras una serie de explicaciones sobre la cabeza, el cuerpo y el culo de la mezcla que se va produciendo y de la que se obtiene el whisky, que nos hacen muy amena la visita, llegamos a una de las zonas que más impresionan y llaman la atención como es aquella en la que se encuentran los enormes alambiques de los que se obtiene el whisky antes de trasvasarlo a las barricas en las que estará encerrado durante unos cuantos años. Los alambiques son espectaculares y es una de las cosas que más llaman la atención de la visita junto a la bodega que es el siguiente punto que se visita.

La bodega de la destilería de Glenfiddich es sencillamente espectacular. Allí, entre suelos de madera, paredes de piedras y una atmosfera muy particular y completamente controlada se apilan multitud de barricas de ron, bourbon o jerez utilizadas para darle un toque especial al whisky. Allí la bebida que ha salido de los enormes alambiques se convierte en uno de los mejores whiskys del mundo. Esta parte de la visita es muy interesante ya que descubres las diferencias de sabores y olores que la madera deja al impregnarse en la bebida que se introduce en ellas y que será la que de luego características especiales a cada uno de los diferentes whiskys que fabrican. Tras un pequeño paseo por estas bodegas viendo como se hacen las barricas, como se reparan o que elementos se utilizan para que no pierdan su esplendor se pasa a la zona de embotellado y a la cata.

alamabiques de whisky en glenfiddich

Y es que lo mejor de la visita es que acabas con una cata de sus tres botellas de whisky más vendidas. Así los seis nos sentamos en dos mesas a degustar y ver quien ponía la pero cara durante la cata de los whiskys de 12, 15 y 18 años que nos sirivieron. Curiosamente solo a mi me gustaba el whisky de modo que fuí el único que lo disfrutó. El resto bastante tuvieron con beberse hasta el agua de los floreros para intentar eliminar el saborcito que les dejó el whisky que probaron. Y es que, el whisky que se hace en Glenfiddich, tiene mucho cuerpo, muchos aromas y deja un sabor muy caracteristico a las maderas sobre las que se ha criado dándole un sabor muy especial que a mi me gustó mucho.

Y con esta cata, y nuestro agradeciemiento al esfuerzo de nuestra guía por mostrarnos lo mejor de Glenfiddich, nos fuimos de la destilería escocesa conociendo un poco más todo el proceso de producción de la que los escoceses llaman agua de vida cumpliendo con una de las obligaciones que teniamos apuntadas en nuestra ruta en autocarvana por Escocia, una visita que no te debes perder si te acercas por estas tierras de tradiciones y con una cultura del whisky tan arraigada.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: