rss
English in Manchester
2

Gante, esencia militar por sus cuatro costados

Gante es una ciudad preciosa, con un ambiente militar que rememora las grandes batallas vividas en ella durante épocas pasadas. Las torres de sus iglesias, los cañones que se esconden entre sus callejuelas, estrechas ellas para poder dificultar el avance de los ejércitos enemigos hacia su castillo, un castillo que se alza imponente en el centro de la ciudad dominando por completo los alrededores. A este aire militar hay que unir la maravilla de sus casas y el fantástico paseo que han construido en torno al rio que la cruza y que servía, siglos atrás, como muralla natural para todos aquellos que estaban dispuestos a conquistarla.

Nuestra llegada a la ciudad fue caótica debido a las obras de restauración que se estaban llevando a cabo, lo que impidió disfrutar de la ciudad en toda su grandeza, pero quedamos asombrados por sus tres torres, dos de ellas iguales, que dominan la ciudad desde las alturas. Gante se divide en dos grandes zonas separadas por el río. A una orilla está la zona mas antigua que se alza alrededor del Castillo, fortaleza que sirvió de inicio a esta gran ciudad belga. A su lado un barrio de casas bajas y con mucha historia y tradición que ha sido tomado en la actualidad por hosteleros que han hecho de el su lugar de vida. El barrio cobra vida a medida que cae la tarde y se convierte en punto de reunión de jóvenes, y no tan jóvenes, en busca de un lugar donde cenar o de un sitio donde ir de fiesta.

Al otro lado del río se encuentra la zona más tradicional en la que aun se conserva el carácter histórico de la ciudad y en la cual es fácil encontrarte un cañón enorme, el Dulle Griet, al girar una esquina reflejo del pasado bélico de la ciudad. En esta zona encuentras las tres torres que dominan las alturas de la ciudad destacando especialmente la de la Catedral de San Bavón, centro neurálgico de la ciudad y cuya plaza está repleta de gente. Alrededor de ella y junto al río existen lugares ideales para tomar una buena cerveza belga mientras se disfruta de los espectáculos callejeros que suelen llevarse a cabo a cualquier hora del día. La orilla del río es uno de los lugares más animados de Gante.

El Ibis Centrum Kathedraal se encuentra junto a la Catedral de San Bavón, en la misma plaza, y esta fue nuestra primera visita. Imponente y enorme la Catedral de Gante, gotica construida entrel los siglos XIV y XV, es el punto de referencia de la ciudad. Impresiona el contraste entre su tamaño y el de las casas que la rodean y es que, aunque no sea de las mas grandes que se conocen, el tener las casas tan cercas y estar tan encerrada hace que impresione mucho mas. Pero si el exterior soprende en el interior se encuentra una de las mejores obras de arte de la pintura flamenca. El políptico “La adoración del cordero místico” de Jan Van Eyck es uno de los máximos exponentes del arte flamenco. Desde aquí, y disfrutando de un bonito paseo por las callejuelas de Gante, nos dirigimos al Castillo, una fortaleza imponente orientada al visitante que es lo mejor de la ciudad. Las vistas desde sus alturas son impresionantes y reflejan la importancia de esta fortaleza defensiva en el pasado. La visita te lleva a imaginar la vida en él siglos atrás y a comprender lo difícil y complicadas que se hacían las construcciones para evitar los ataques del enemigo. Esta es una zona en la que se han librado muchas batallas y eso se refleja en la cantidad de agujeros que se pueden ver en sus muros. Una visita totalmente recomendable que te deja las mejores vistas de la ciudad y te envuelve en un aura especial que recorre toda la ciudad.

Tras disfrutar del día en Gante nos dirigimos hacia la estación de tren, situada en las afueras, para poder continuar con nuestro viaje por Bélgica y Holanda. A través de las grandes llanuras de Bélgica nos acercamos al vecino país de los tulipanes siendo nuestro destino Breda, otra ciudad con una carga militar increíble, no sin antes pegarnos una buena carrera en la estación de Amberes para no perder el enlace del tren. Allí, en plena plaza central, se encuentra el Stadshotel de Klok nuestro próximo destino.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: