rss
English in Manchester
3

Escocia: Day 8. Nuestro último día de aventura en Escocia.

Llega un día nuevo, un día especial ya que es el último en el que vamos a estar de aventura con la autocaravana por Escocia. Nuestro objetivo de hoy es acercarnos lo máximo posible al aeropuerto de Prestwick, situado al sur de Glasgow. Tras las recomendaciones de todo el mundo hemos decidido no parar a ver Glasgow así que intentamos aprovechar las maravillosas vistas que hay por el camino. El día nace con muy mala pinta. A los pies del Ben Nevis hay una bruma matinal que le da un aire muy especial y bello a la zona pero que no augura muy buenas vibraciones. A medida que nos vamos despertándo la cosa se va poniendo más y más fea. Las nubes se ciernen sobre nosotros y no auguran un buen día.

Decidimos aprovechar que estamos cerca de unas cataratas para ir a verlas. Se encuentran al final de la carretera y son las Steall Falls. El Ben Nevis se erige imponente ante nosotros y debemos rodearlo para poder llegar hasta el parking del final de la carretera y comenzar un pequeño paseo hasta las Steall Falls. Pero, a medida que vamos rodeando esta bella y enorme montaña las cosas se van complicando. Comienza una lluvia fuerte que hace dificil ver por las ventanas de la autocaravana. No sabemos la distancia que nos separa del parking y, por error, paramos en uno que no es el correcto a ver si para un poco la lluvia. Tras unos minutos viendo que la cosa no va a mejor decidimos dar la vuelta y proseguir nuestro camino hacia Glasgow.

Volvemos por la carretera de nuestro camping. Seguimos dirección Fort William para coger la A82 la cual nos lleva hasta Glasgow. El principio de la carretera va paralelo al lago que hay delante de Fort William hasta que se llega al Loch Linnhe y al Loch Leven, justo donde está Glencoe. Es una parte de carretera suave en la que la lluvia no deja disfrutar mucho del paisaje pero, a partir de Glencoe, el tiempo cambia y nos da una tregua momentanea que la aprovechamos muy bien.

Dejamos la costa y entramos en un valle perfectamente cubierto por las montañas que dejan unas vistas muy hermosas y que hacen que queramos parar cada cinco minutos para poder llevarnos un recuerdo de esta zona. El valle de Glen Coe es de origen glaciar y discurre encajonado entre las montañas conocidas como The Three Sisters y las conocidas como Aonach Eagach dos grandes moles de unos 1000 metros de altura que forman las paredes del valle por las cuales discurre la carretera creada a partir del camino que seguia, y aun hoy en dia sigue, la West Highland Way que une Milngavie, en las afueras de Glasgow, con Fort William en un recorrido de unos 155 km. Viendo el camino y la gente que hay por el pronto nos salen ganas de dar un paseito por esta ruta que fue la primera de gran recorrido aprobada en Escocia.

Así que llegamos a Tyndrum, un pequeño pueblecito en medio de la carretera en el que encontramos una caseta de informacion turística en el que nos dan un folio con cuatro lineas que debe ser el camino. Así que nos calzamos las botas, nos preparamos para nuestra aventura y cogemos nuestro folio para seguir las indicaciones dadas. Comenzamos nuestro paseo por las afueras de Tyndrum. Que si ha dicho segunda a la derecha, que si era después de las vías, que si hay que ir por aquí, que no que es por allí,…un poquito de caos no viene mal. Tras andar un trecho nos damos cuenta que estamos equivocados. Hemos cogido otro camino pero no pasa, aquí nadie es el culpable así que volvemos a intuir lo que quiere poner el folio y vemos que hay que cruzar las vías del tren. El paseo es precioso y en él discurrimos por un frondoso bosque, por un valle precioso y junto a la via del tren y la carretera. De la belleza más salvaje a la modernidad más abrumadora en un abrir y cerrar de ojos.

Estamos al final del paseo y hay hambre así que entramos en The Real Food Cafe a comer y, estando allí dentro, menos mal, se desata el diluvio universal. Así que del resto de nuestro recorrido hasta Glasgow poquito para contar ya que, el paso por el Loch Lomond en lugar de convertirse en una preciosidad se convierte en una pesadilla ya que la lluvia y la niebla no nos dejan disfrutar de esta maravilla como se merece. Además, en un momento de nuestro viaje, escuchamos un golpe que nos sobresalta a todos y es que, una autocaravana que iba en sentido contrario, ha golpeado, y destrozado, nuestro retrovisor. Es lo que tiene conducir por una autopista escocesa.

Tras unas horas conduciendo llegamos a Glasgow. Nuestra intención es no pasar por la ciudad pero nuestro GPS, o más bien la persona encargada de guiar al conductor, no debe funcionar muy bien y nos mete en los peores suburbios de la ciudad. Tras unas risas, unas cuantas vueltas y un poco de paciencia llegamos de nuevo a la M77 camino de Kilmanrock, Prestwick y Ayr nuestro destino final para el largo y pesado dia de hoy por culpa de la lluvia.

Decidimos dar un paseo por Ayr en busca de un sitio para comer pero viendo el pueblecito nos asustamos un poco y decidimos entrar en un supermecado a compar un poco de pescado para despedirnos de Escocia con una nueva barbacoa en el camping. Mientras unos nos dedicamos a comprar el pescado y todo lo necesario para la barbacoa otros se encargan de conseguir la tarta de cumpleaños. Y es que, para despedirnos a lo grande, nada mejor que celebrar el cumpleaños de una de las pasajeras. Y como no podia ser de otra manera el caos se apodera de la situación. Así me llevo a la cumpleañera a buscar una bolsa de patatas, que me apetecían un montón, en la zona de congelados y bebidas para que otros consigan pasar la tarta por la caja. Llegamos a la autocaravana y otra vez a disimular para meter la tarta en el congelador. Seguimos el camino hacia el camping, el Heads of Ayr Caravan Park un coqueto camping situado cerca del mar y en el que disfrutamos de una preciosa puesta de sol.

Comenzamos la cena. Mientras le pegamos fuego a la barbacoa no hacemos más que pensar en el cumpleaños y en como sacaremos la tarta sin que Elena se entere. Pero las cosas no siempre tienen que salir mal así que la señorita, de repente, nos dice que se va al baño. Aleluya. Todos corriendo a por la tarta, poner las velas y preparar el tinglado para sacar la tarta cuando llegue. Así tras unos momentos de tensión, sacamos la tarta, cantamos “cumpleaños feliz” y nuestra última noche en Escocia se convierte en la más divertida y en uno de los momentos más recordados de todo el viaje en autocaravana por Escocia. Para celebrarlo unas copitas en el bar y a dormir que al día siguiente, prontito, hay que regresar a España.

Comentarios (3)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Mauxi Leal dice:

    Buscando información general de Escocia, acabo de encontrar tu blog. Seguro que me será muy útil porque veo que tienes varias entradas relacionadas y con información valiosa. Gracias por compartirla! 🙂

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: