rss
English in Manchester
3

Day 2: Miami Beach

Me sorprende lo pronto que se levanta aquí la gente. Son sobre las siete de la mañana cuando me despierto y soy el último de la habitación en hacerlo. Increible. ¿Donde irán? Bueno yo a lo mío que es seguir disfrutando del calorcito de Miami a finales de febrero y es que, un día más, salir a calle y estar a casi 30 grados…

Como no se desayuna hasta las ocho aprovecho para dar un paseo por los alrededores del hostel. Washington Av. es una de las avenidas más importantes de Miami Beach. Es una avenida de doble sentido que recorre toda la zona sur de Miami Beach desde el South Pointe Park hasta Dade Blvd repleta de comercios de una sola planta, bares y restaurantes. Es un lugar muy transitado por el que discurre gran parte de la gente que vive en esta zona de Miami y que tiene un gran ambiente tanto por el día como por la noche. Aquí puedes encontrar comida tailandesa, colombiana, japones, mexicana, italiana y hasta un bonito y espectacular pub irlandes en el que tomar un pinta bien fresquita.

Mi recorrido me lleva hasta Espanola Way, una calle pequeñita prácticamente peatonal que resulta muy curiosa por el ambiente que le dan la gran cantidad de restaurantes mexicanos que hay en ella. Como curiosidad destacar que, en esta calle, se puede encontrar un restaurante español llamado Tapas y Tintos para aquellos que sientan morriña de la tierra. Aquí se realizan espectaculos de flamenco y se pueden disfrutar de los partidos de la liga española de fútbol lo que lo convierte en un lugar de reunión de la colonia española que habita en Miami Beach. Tras este pequeño garbeo retomo la vuelta al hostel pero cambio la Washington Av. por Rodeo Drive en la que veo la típica imagen de las playas de Estados Unidos con la gente paseando con los patines, jugando al voley playa, corriendo o, sencillamente, machacandose en los gimnasios que hay en la misma playa. Che tu, de película.

Tras parar en un supermercado a comprar algo de comida y reponer fuerzas me voy a visitar Lincoln Road, una calle llena de tiendas de ropa situada un poquito más arriba de la zona de Espanola Way. Es una calle que no tiene mucho interés si no vas de compras pero que vale la pena visitar. Además, si desde ella te diriges por Bay Rd llegas a un pedazo de complejo residencial, el Flamingo South Beach que es impresionante. Un autentico espectáculo de luz y de color cuando la noche llega a Miami.

Al mediodía el calor era insoportable y estando tan cerquita de la playa no podía dejar escapar la ocasión de bañarme en el Atlántico. La última vez que había probado el agua del Atlántico fue en Comillas en un viaje por Asturias y Cantabria y la verdad que, lo que de allí recordaba, era un agua fría, nada que ver con la que se disfruta aquí mucho más parecida, hablando de temperaturas, a la que disfrutamos en el Meditarráneo. Aproveché para ir a la zona sur de Miami Beach, a una playa entre la 3rd y la 4th, normalita y familiar. Una playa con mucha tranquilidad solo rota por alguno de los grupos de hispanos que se dedican a ir a la playa a emborracharse.

Un par de horitas en el agua, vuelta al hostel a charlar un rato con dos suizos y de nuevo al norte hacia Espanola Way, la zona que más me ha gustado de Miami y en la que aproveché para cenar en el Oh Mexico, un restaurante mexicano bastante bueno, antes de volver al hostel para preparar mi traslado el día siguiente hacia los cayos.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: