rss
English in Manchester
6

Chester, una ciudad rodeada por una muralla

Tras haber pasado dos días en Liverpool llega el momento de dejar la ciudad de los Beatles camino a otro de nuestros destinos, el pequeño y coqueto pueblo de Chester, un lugar rodeado por una muralla de origen medieval que mantiene imperenne el estilo y ambiente de épocas medievales en las que los caballos y las armaduras eran visibles por sus calles.

Tras desayunar y abandonar pronto el Hatters Hostel nos dirigimos a la estación de tren de Lime Street desde la que cogeremos el tren que, en poco menos de una hora, nos lleva hasta la estación de tren de Chester. Un viaje cómodo y sencillo hasta un pueblo que nos recibe con un frío impresionante y con un montón de policias en la salida de la estación de tren que nos asustan. Y es que salir de la estación y pasar por en medio de un grupo de unos 100 policias intimida aunque su presencia allí no tenga nada que ver con la tuya.

Hemos llegado pronto. Son casi las 10 de la mañana y hasta las 14 no podemos hacer el check-in en nuestro hostel. Por suerte el Bunkroom nos pilla de camino al centro así que decidimos pasar por él antes para ver si podemos dejar las maletas y así visitar Chester sin tener que cargar con ellas. Por suerte el encargado del hostel nos recibe y, amablemente nos dice no solo que podemos dejar las maletas sino que incluso podemos ocupar la habitación ya que las dos chicas francesas que hay en ella ya han salido. Así que, dejamos las maletas y comenzamos nuestra visita a Chester.

muralla de Chester

Lo que más llama la atención, y por lo que es mundialmente conocida esta pequeña ciudad de Chester, son sus murallas, que vienen de época romana, y que rodean toda la ciudad permitiendo, hoy en día, que se pueda dar un paseo por encima de ellas dsifrutando de maravillosas vistas de los alrededores. Por supuesto es un paseo casi obligatorio para cualquier turista que se acerque a Chester por lo que, sin mucha dilación comenzamos nuestra visita a la altura de la Catedral de Chester, lugar desde el que accedemos a la muralla y desde el que divisamos otro de los símbolos de la ciudad The Eastgate Clock pero eso lo dejamos para el final así que nos dirigimos en dirección opuesta.

El frío de Liverpool no es nada comparado con la que nos cae aquí. A medida que hemos ido acercándonos a Chester hemos visto más nieve lo que nos indicaba que el frío por esta zona debia ser mayor. El viento que llega de las colinas blanquecinas que se ven desde aquí hace que el día sea complicado a estas horas de la mañana pero comenzamos a recorrer la muralla viendo nieve en muchos lugares de la ciudad. El paseo es entretenido ya que, al tiempo que vas rodeando la ciudad, vas conociendo un poco más de la historia y de las batallas que han vivido los habitantes de esta ciudad. Un cañón por aquí, un torreón por allí, el rastro de una bomba por otro lado. Historias que puedes conocer gracias a los carteles informativos que han puesto alrededor de la muralla.

casas medievales Chester

Así entre vestigios de historias pasadas y disfrutando de un helador frío proveniente de las montañas que, ahora se ven perfectamente, llegamos hasta mitad de nuestro recorrido en el que nos encontrarmos con el Hipódromo de Chester en el que se está celebrando el Camperfest 2013 al que posteriormente acudiremos. Poco a poco nos acercamos a la orilla del río Dee, una zona de la muralla “ideal” para pasear cuando hace frío ya que la humedad del agua se mete entre tus huesos hasta el punto de recordarte a esos días de invierno duro en nuestra Valencia querida. Pero como estamos de vacaciones lo aguantamos como podemos y tiramos para adelante disfrutando de las vistas del Handbridge y de la parte menos turística de Chester hasta que un giro en la muralla nos lleva a ver los restos romanos que aún se conservan.

anfiteatro romano chester

La zona romana de Chester se resume en unas ruinas de lo que sería una casa de algún rico romano de la época, de la que tan solo quedan los restos de algunas columnas, y un anfiteatro recosntruido del que solo quedan algunaas piedras y el terreno que ocupaba. No es mucho pero hay que pensar que aquí, los romanos, no fueron ese poderoso pueblo que estuvo durante muchos años dominando estas islas por lo que, cualquier resto por pequeño que sea es muy apreciado y sirve para aparecer en las guías. No vayais a Chester por sus ruinas romanas pero no dejeis de venir por esto tampoco. Pensad que, en 2012, el anfiteatro fue elegida la atracción turística preferida en Chester, lo que indica que algo debe tener. Pasad por aquí con celeridad que ya queda poco para acabar con la muralla y, al fondo, se ve, de nuevo, The Eastgate Clock.

the eastgate clock chester

The Eastgate Clock será, probablemente, el monumento mas famoso de Chester. Desde cualquiera de sus lados la gente se para a observar este antiguo reloj que domina el centro de la ciudad y que da la bienvenida a todos aquellos que se deciden a entrar a Eastgate St, la calle principal y por la que todo el mundo pasa. La calle esta llena de comercios, pubs y restaurantes no solo a ras de suelo sino también en las galerias que recorrern toda la calle. Y es que aquí no es necesario andar por la calzada sino que puedes recorrer la Eastgate St. gracias a las galerias elevadas que discurren por sus laterales pudiendo entrar o salir de ellas en cualquier momento. Estas galerias superiores están hechas sobre las casas blancass y negras típicas de Chester desde sus inicios allá por el S.XIII. Estas galerías reciben el nombre de The Rows y son una de las atracciones de esta ciudad. Nosotros las utilizamos para cruzar la calle y dirigirnos al Hipódromo a disfrutar de la fiesta que tenían allí montada, una típica feria de alimentación inglesa en la que la caseta más visitada era una de unos españoles que hacían churros. Para flipar con los inglesitos.

chester rows

Tras comernos una hamburguesa de canguro y una de avestruz, que estaban buenisimas, en la feria y disfrutar de algunas de las delicias que se hacían por los alrededores continuamos nuestra visita con el plato fuerte de Chester que no es otro que su catedral. La Catedral de Chester se construye sobre una abadía a comienzos del siglo XI sufriendo continuas revisiones y modificaciones hasta alcanzar su aspecto actual a mediados del siglo XVI. Es una de las catedrales más importantes de Inglaterra y, ese poder, se muestra tanto en su preciosa forma exterior como en su potente y sobrio interior. Por desgracia estamos en Pascua y están de celebraciones lo que impide que podamos verla en todo su esplendor pero la catedral de Chester es un monumento que no te debes perder en tu visita a esta pequeña pero preciosa ciudad. Sus jardines interiores, sus estancias semiocultas y la preciosidad de sus vidrieras hacen que sea una de las mejores catedrales que se pueden ver en Inglaterra.

catedral de Chester

Con esta visita a la Catedral de Chester ponemos punto y final a la visita turística a esta pequeña ciudad que nos ha sorperndido gratamente por su belleza y sus reminiscencias de epoca medieval algo que siempre me llama la atención. Un lugar bonito del que descansamos por un rato ya que un viaje nuestro no se podía quedar solo aquí. Un rato al hostel a descansar y nos preparamos para disfrutar del ambiente nocturno de Chester. ¿Como será? Siguenos y compruébalo.

Comentarios (6)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Ana dice:

    imperenne? Por favor, cuidemos un poco mejor nuestra lengua

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: