rss
English in Manchester
2

Camino a Washington

Nos levantamos sin mucha prisa, el coche no lo tenemos que recoger hasta las diez por lo que podemos tomarnos las cosas con tranquilidad. Las maletas están hechas y tan solo nos queda coger el metro hasta la 14th street, lugar por el que se encuentra la oficina de Hertz que hemos elegido para retirar el coche. Así que, con calma, y sin las prisas que tienen todos los demás usuarios del metro de New York, llegamos a nuestro destino una media hora antes de tener disponible el coche por lo que nos vamos a una cafetería cercana para hacer tiempo. Cuando retiramos el coche, programamos el GPS y comenzamos nuestro recorrido hasta Washington por las autopistas que unen estas dos ciudades.

El recorrido no es que sea muy divertido. Son tres horas en las que vas de peaje en peaje, pasando de tres a seis carriles y volviendo a tres sin darte cuenta, circulando por terrenos que nada tienen que ver con lo visto hasta ahora o rodeando Baltimore, una ciudad en la que el olor a químico que desprende, hace que a uno le entren ganas de salir rápido de allí incluso antes de haber entrado. Aún así el viaje se hace corto. Además decidimos parar antes de llegar a Washington a comer y no podemos escoger peor. Tras salir de la autopista y desviarnos como unos dos kilometros entramos a un Arby’s, un lugar al que no recomendaré a nadie que vaya. Comida rápida 100% americana a más no poder.

Antes de ir a Washington decidimos desviarnos a ver las Great Falls, una zona muy bonita del rio Potomac, perfectamente acondicionada para recibir a la multitud de chavales de Washington que allí acuden y que se encuentran a unos 15-20 minutos de la capital, y es que, si algo llama la atención de Washington es que es una ciudad mucho más integrada en el entorno que New York. La zona de las Great Falls es preciosa y es un punto de escape para la gente de la capital. Aquí, existen algunas de las mansiones más espectaculares de la zona, casas preciosas integradas en el bosque que las rodea. Un lugar ideal para vivir alejado del bullicio de la ciudad integrado en la naturaleza.

Tras un paseíto por la montaña nos metemos de nuevo en el camino a Washington pasando por Langley, lugar en el que se encuentra la oficina central de la CIA. A lo largo de la carretera los carteles anunciando centros de entrenamiento, oficinas y demás servicios anexos al edificio principal son habituales. Eso junto a las innumerables mansiones de millonarios que abundan a los dos lados de la carretera.

Washington es una ciudad muy rara. Durante el día el bullicio y la gente abarrota sus calles pero, cuando llega la tarde, la ciudad queda casi desierta. La zona centro está llena de oficinas y despachos pero la gente vive en la periferia lo que hace que circular por él sea bastante cómodo. Nos dirigimos a la 11NW con la O donde se encuentra el DC Lofty. Allí dejamos el coche, subimos las maletas tras descalzarnos, en el hostel no se puede andar con calzado, y salimos a dar una vuelta por los alrededores de la Casa Blanca, a escasos 15 minutos del DC Lofty.  La verdad es que impresiona verla tan de cerca pensando todo lo que significa. Si en el día de ayer estuvimos en el centro económico del mundo hoy estamos en el centro político.

Tras pasear un rato para hacer hambre nos acercamos a cenar al Capitol City Brewing Co. lugar que nos sorprende por que, al entrar a solicitar mesa, te dan un chivato para avisarte cuando tienes disponible una mesa mientras estás en la barra disfrutando de una buena cerveza. El lugar está bastante bien, una cena más que decente y una excelente selección de cervezas elaboradas en fábricas pequeñas, algo que parece ser muy típico de aquí. Después de cenar, y en vistas que no hay mucha marcha por los alrededores, nos dirigimos al DC Lofty en el que estamos prácticamente solos. La habitación es para seis pero no tenemos compañeros.

Comentarios (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Laura Sanchez dice:

    Yo voy a ir en bus desde NY al DC, ¿vale la pena coger un coche de alquiler?

    • Depende un poco lo que vayas a hacer. Si solo quieres pasar un día y volver a dormir a NYC no hace falta, aprovecha una de las ofertas que hay para ir en bus. Washington se puede ver en un día pero nosotros no hicimos solo eso. Estuvimos viendo más cosas y fuimos a ver a los amish a Lancaster y a dormir en medio del bosque por lo que necesitabamos coche.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: