rss
English in Manchester
1

Albufera de Valencia, una joya de la naturaleza

A escasos 20 km al sur de Valencia se encuentra una de las joyas más importantes que la naturaleza nos ha regalado. Y es que la Albufera de Valencia es una maravilla de la naturaleza en la que, cada año, multitud de aves reposan en su largo viaje migratorio. Al mismo tiempo, es el principal punto de cultivo del arroz en Valencia y eso lo convierte en un preciosa y maravillosa laguna que se nutre de las aguas del mediterráneo que entran a través de la Gola de Puchol.

Atardecer en la Albufera

El Parque Natural de la Albufera de Valencia es, probablemente, el lugar más visitado de toda mi vida. Desde bien pequeños ya ibamos con nuestra familia a disfrutar de las maravillas que esconde esta laguna y los bosques y playas que las rodean. Allí, entre los árboles del bosque de El Saler, muchas familias valencianas disfrutabamos de agradables juegos, comidas y horas de cartas mientras los patos se acercaban hasta la laguna en su viaje migratorio hacia el norte de Europa huyendo del calor que ya comienza a apretar por sus residencias de invierno en África.

Estos recuerdos de nuestra infancia son los culpables de haber vuelto a visitarla recientemente. Cuando me propusieron ir a dar una vuelta en barco por la Albufera de Valencia no pude negarme y volví, con la ilusión con la que iba un montón de años atrás, a visitar la Albufera. En poco más de 20 minutos nos encontramos en el embarcadero desde el que coger una barca para poder disfrutar de La Albufera de Valencia desde su interior que es desde donde mejor se saborea. Allí entre juncos, plantas y demás flora de este precioso lugar tenemos la oportunidad de disfrutar de un montón de aves que allí habitan de continuo.

Albufera de Valencia

El paseo en barca por la Albufera es precioso. Muy relajado, la tranquilidad de la laguna tiene mucha culpa de ello, y con un guía excepcional que nos va desgranando, poco a poco, la historía de los hombres y mujeres que, a lo largo del tiempo, han tenido la ocasión de vivir y trabajar en esta zona del sur de Valencia. Entre historias de antiguos valencianos, recuerdos a Blasco Ibañez y sus obras y visión de aves y miradores vamos alejándonos de la zona del embarcadero y comenzamos a divisar unos paisajes maravillosos y una visión de Valencia que nuca había visto antes. Y es que, cuando yo venía, aquí aún no teníamos ni la Ciudad de las Artes y las Ciencias ni esos grandes edificios que resaltan sobre las alturas de Valencia.

Poquito a poco el sol va cayendo sobre el horizonte mientras que nuestro paseo en barca por al Albufera va llegando a su fin. Toca regresar a tierra y continuar nuestra visita por uno de los pueblos más bonitos de Valencia. El Palmar aún guarda un aire rústico que lo hace un pueblo muy atractivo. Casi se cuentan más restaurantes que casas pero, entre semana, es un lugar precioso por el que pasear viendo una barraca valenciana, típica construcción de esta tierra en la que los labradores y los pescadores utilizaban para guardar sus aperos. También fue utilizada como vivienda de las gentes que habitaban estas tierras durante el S XIX y parte del XX.

Barraca valenciana

Dejamos atrás El Palmar y la historía de Valencia para continuar nuestra excursión por otra de las zonas cercanas a Valencia y muy visitada por muchos curiosos meses atrás. Toca continuar por la Devesa del Saler un lugar que recientemente se hizo famoso al ser el mejor lugar para ver dos barcos encallados a escasos metros de la costa y que estuvieron allí unos cuantos meses. Muchos fueron los que se acercaron a verlos, muchos otros somos los que no quisimos recordar esta maravilla que tenemos muy cerca de Valencia con esa imagen. De ahí que volviera a la Devesa del Saler sabiendo que allí ya no quedaban restos de esta aberración.

Para llegar hasta la playa cruzamos el bosque al que veniamos a jugar de pequeños con toda nuestra familia. Por estos lugares nos llegabamos a juntar más de 40 personas cuando llegaba el buen tiempo a pasar el día. Fiambreras, neveras llenas de bebidas y tortillas de pàtatas mientras los pequeños revoloteabamos por la arena que el mediterraneo arrastra hasta esta zona volvía a mi cabeza mientras paseaba camino de la playa buscando el Mediterráneo. La Devesa del Saler está como siempre, muy dejada, pero preciosa. Parece mentira encontrar un lugar así tan cerca de Valencia. Un lugar en el que la posible explotación turística choca con la conservación natural de un ecosistema único que impide poder aprovechar todas las ventajas que ofrece a quien la visita.

Devesa del Saler

Así, tras recorrer lugares donde jugaba de pequeño y a los que hacía mucho tiempo que no había regresado, acabamos esta pequeña escapada por una de las zonas más bonitas de mi tierra que me ha hecho ver que no hace falta irse muy lejos para encontrar lugares preciosos. Y un paseo en barca por la Albufera de Valencia o pasar un rato en la Devesa del Saler son actividades lo suficientemente interesantes como para venir a Valencia.

Comentarios (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Te felicito por el artículo, es una maravilla la Albufera.
    Saludos

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*

A %d blogueros les gusta esto: